Seguro de salud para perros, ¿vale la pena?

Los adoptantes responsables se preocupan por la salud de sus perros, y por eso es recomendable contratar los seguros salud perros.

Estos seguros tienen la finalidad de protegerlos mucho más en cuanto a servicios veterinarios. 

Lo normal es acudir con el médico veterinario cada vez que el perro tiene algún problema o por chequeos frecuentes.

Sin embargo, eso conlleva a gastos que muchas veces son imprevistos o que no entran en el presupuesto familiar pero, con un seguro, el ahorro sería significativo. 

Las mascotas son parte de la familia y por eso su bienestar es muy importante para todos. Es una obligación que adquiere todo adoptante con su mascota.

¿Qué es un seguro de salud para perros?

La gran finalidad del seguro de salud para perros es que estén protegidos ante ciertos imprevistos que pudieran ocurrir, por ejemplo, asistencia veterinaria perros en caso de que sufran alguna enfermedad.

Es una manera de ofrecerle a las mascotas una atención médica adecuada y sin que eso signifique un problema de dinero para el adoptante. 

El seguro para perros puede compararse fácilmente con un seguro de personas.

Hay de muchas clases y adaptados no sólo a perros, sino a muchas otras mascotas.

Por lo general, se pueden asegurar a perros, gatos, caballos, aves, tortugas, etc.

Su gran función es cubrir los gastos que ocasionan las visitas con el médico veterinario por causas que no se podían prever.  

¿Cómo funcionan los seguros de salud para perros y qué cubren?

Estos seguros funcionan con reembolso, lo que quiere decir que, el adoptante cubre el gasto y la compañía de seguros realiza el reembolso del dinero, es decir, la devolución. 

Por otro lado, casi todas las compañías de seguros, permiten que el adoptante haga la elección del veterinario, pero otras cuentan con una amplia red de profesionales en la salud canina.

Si el adoptante acude a los veterinarios de la red recibe el 100% del dinero, pero si elige otro, un 80 %. No todos los seguros trabajan así, aunque sí la mayoría. 

Contar con un seguro de salud para perros podrá ayudar a que su mascota tenga el cuidado que necesita, sin gastos inesperados. 

Un seguro de salud para mascotas puede cubrir lo siguiente:

  • Consultas, pruebas diagnósticas, cirugías cuando te toca acudir al veterinario por que tu perro ha enfermado.
  • Cobertura de gastos que se ocasionan por el robo o pérdida del perro. Por ejemplo, los carteles o anuncios, entre otros.
  • Respaldo médico.
  • Hospitalización y urgencias en caso de enfermedad.
  • Los medicamentos de primera instancia que se necesiten si hay una intervención, por ejemplo.
  • Lesiones accidentales.
  • Enfermedades.
  • El alojamiento en una residencia canina si te tienes que quedar en el hospital por una intervención o en caso de parto por ejemplo.
  • Gastos de entierro o incineración en caso de que fallezca el perrito (¡ay, espero que no!).

Por otro lado, hay seguros de salud que, al pagar extra, pueden incluir:

  • Esterilización. 
  • Cuidados dentales.
  • Colocación del chip.
  • Vacunas.
  • Exámenes varios, entre otros. 

Nota: Consulta las condiciones del seguro que vayas a contratar. Mira bien los periodos de carencia, las cantidades máximas que cubren, las enfermedades que no cubren, si existe franquicia, etc. 

Los seguros para mascotas incluyen gastos deducibles, primas y copagos. La cobertura puede ser mayor según la raza del perro.

Si el perro es de raza pura es más costoso, debido a que son propensos a las enfermedades o afecciones hereditarias.

También influye su edad, debido a que mientras va envejeciendo, van aumentando los planes. 

Por lo general, no se cubren las enfermedades o afecciones hereditarias. Esto es por lo que comentábamos de gastos imprevistos, si ya se sabe que un perro puede tener una enfermedad congénita por ser de raza pura, no es un hecho imprevisto.

Es importante tener en cuenta que el seguro de salud se puede contratar hasta cierta edad. Lo normal suele ser que se puedan contratar a partir de los 3 meses y antes de los 7 años.

Algunas empresas de seguro pagan un porcentaje fijo en gastos cubiertos, después del pago del monto del deducible.

Otras calculan el reembolso tomando como base los costos habituales de los veterinarios de la zona. 

Es también importante añadir que hay ciertos puntos que podrían no estar incluidos en un seguro de salud, por ejemplo, la colocación del microchip, vacunas, otros. 

Beneficios de los seguros de salud para perros ¿Valen la pena?

Para conocer si un seguro de salud vale la pena o no, depende de cómo es la salud del perro y qué tanto gasto implica para el presupuesto familiar las facturas veterinarias y la capacidad de cada familia de afrontar un gasto elevado inesperado.

Si te preocupa que el perro enferma a menudo y acude al médico veterinario con frecuencia o cada año sin falta lo llevas a una consulta de rutina, puede ser que una póliza de salud que cubra dicho servicio sea de gran utilidad. 

En realidad, todos los perros pueden enfermar en algún momento. Es común se claven una astilla en la pata y se le infecte, o que al tragar algo que no deban se pongan mal del estómago y muchas otras enfermedades. Esto, le puede pasar a cualquier perro, por lo que no es tontería tener cubierto el posible gasto con un seguro de salud.

Lo que puedes mirar es si contratar un seguro con mayor o menor cantidad máxima al año o considerar una póliza con menos coberturas. 

De cualquier forma, un seguro de salud tiene muchos beneficios que se deberían considerar:

  • Tratamiento que el perro necesita:

Si tu mascota es de avanzada edad, podría necesitar más atención médica. Al tener un seguro lograrás cubrir mucho, pero lo que no cubre, podrás pagarlo con el dinero que te ahorras. 

  • Los costes de veterinarios van cada vez en aumento: 

Con un seguro podrás estar tranquilo de que tu perro recibirá la atención que necesita. Si no tuvieras el seguro, sin duda tendrías que pagar mucho más dinero que el invertido en la póliza de seguro. 

  • Seguro según las necesidades:

Los seguros de salud pueden ajustarse, en ese sentido, podría contratar solo seguros de salud o enfermedades, de accidentes, de responsabilidad civil o planes de salud que cubran las vacunas, revisiones, entre otros. 

  • Para perros jóvenes:

Los perros mayores necesitan más atención médica, y con un seguro, se pueden cubrir todos esos gastos.

Sin embargo, aunque el perro sea joven, igual podría enfrentarse a posibles accidentes o enfermedades que pueden ser muy costosas de tratar.

Con un seguro, eso no será un problema. 

  • Mejora y prolonga la calidad de vida del perro:

Estos seguros de salud para perros pueden hacer que los tratamientos sean mucho más accesibles.

Sin el apoyo de un seguro, los adoptantes deben pagar todo lo que su mascota necesite. Todo esto hace que las visitas al veterinario disminuyan mucho, por miedo a los altos costes.

También, este gasto hace que los adoptantes no se mantengan fieles con un solo veterinario, por buscar economía y no pensar en el bienestar de su perro.

Nunca se sabe en qué momento puede ocurrir algún imprevisto con el perro, que te haga enfrentarte a las temidas facturas veterinarias.

Por eso, tener un seguro, podría ser una gran salvación y tranquilidad. Además, ahorrarás dinero y te sentirás más seguro.

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *